11 cualidades que me gustan de un hombre

Captura de pantalla 2015-12-09 a las 11.01.58Hace tiempo leí un artículo escrito por una mujer madura sobre las 11 cosas deseables en un hombre cuando ya has superado hace bastante tiempo la ceguera de los 20 años y tienes la suficiente experiencia como para tener un criterio más asentado.  Lo tenía guardado como “inspiración” para escribir mi propia lista de las cosas que a mí me gustan en un hombre ahora que yo también he llegado a los cuarenta y tantos (a propósito de mi anterior post de la semana pasada sobre los protagonistas de las novelas románticas).

Sin embargo, cuando terminé de releerlo hace un par de días con el fin de empezar a escribir mi post, lo único que pude decir es: Amén. No puedo añadir ni quitar una coma de las cualidades que incluye esta lista, tan claramente explicadas. Suscribo cada una de ellas, y por más que lo pienso, no se me ocurre nada más que añadir, así que lo único que puedo hacer es transcribirlas aquí:

“Cuando ves a un hombre, ¿en qué te fijas primero?

Estuve un momento pensándolo. ¿En los ojos? ¿El pelo? ¿La sonrisa? ¿Los hombros? No, ninguna de estas respuestas me encajaba. Cuando era más joven, me solían gustar los hombres altos, delgados y con el pelo oscuro. Pero ahora, a mis 52 años, no tengo un tipo de hombre concreto. Al menos, no un tipo de físico. Me atraen los hombres con una sensualidad palpable. Pero, entonces, me pregunté: ¿qué es lo que da a un hombre ese atractivo que se percibe cuando pasa?”

1. Fuerza. No me refiero a cuánto peso puede levantar tumbado, aunque unos buenos pectorales no hacen daño. Me refiero a la fortaleza interior. Una fuerza arraigada en un hombre que sabe quién es. No hay nada más sexy que un hombre con los pies en el suelo, consciente de los impulsos y la rabia que pueden haberle descarrilado de joven, y con una seguridad en sí mismo que expresa, sin arrogancia, que no tiene nada que demostrar.

2. Vulnerabilidad. Un hombre no puede ser fuerte si no es también vulnerable. Esto significa que es capaz de contarte lo que quiere, lo que teme, la forma en que le haces sentir, lo que ha cambiado, lo que ha superado, lo que puede con él. Sin transparencia, no hay verdadera intimidad, ese ingrediente que hace que el sexo siga siendo sensual cuando empieza a disiparse el subidón inicial de deseo.

Captura de pantalla 2015-12-09 a las 11.22.15
Paul Newman y Joanne Woodward

Leer más11 cualidades que me gustan de un hombre

Protagonistas de nuestras historias de amor

Manos entrelazadas

Me encanta leer de todo, siempre que sea bueno (o al menos, que esté bien escrito, aunque luego el libro no colme mis expectativas), y según las épocas, he leído más o menos novela romántica. Soy de la opinión de que hay muy buenas escritoras dentro de este género, tan buenas como en la novela policíaca, o en la de suspense, por citar géneros populares últimamente. También es cierto que me he encontrado con mejores escritoras extranjeras de novela romántica que españolas, aunque ya hay algunos buenos ejemplos patrios.

En general, pienso que es un género menospreciado, no ya de segunda categoría sino de tercera o menos, aunque no a nivel de ganancias para la editoriales: la novela erótica está de moda desde las famosas “Sombras de Grey” y se vende como churros (a pesar de que, en mi opinión, la escasa calidad de los libros va en detrimento del género), y la romántica tampoco goza de mala salud. Personalmente, me gusta más la romántica tal y como es ahora, con escenas de sexo más explícitas de lo que eran antes, pero con el amor como eje fundamental de la historia.

Todo este rollo viene a colación de que a veces me pregunto por qué me enganchan tanto las novelas románticas si, en la mayoría de los casos, las protagonistas poco tienen que ver conmigo, por tiempo o por edad, ya que en el romance histórico rondan los veinte y en la romántica contemporánea, están en la treintena. Y de los protagonistas ni te cuento… aunque es cierto que puestas a soñar, vamos a hacerlo con George Clooney o algún espécimen similar. 

Leer másProtagonistas de nuestras historias de amor

Siempre nos quedará Facebook

Hace unos meses, una amiga me contó una historia curiosa que había vivido otra amiga suya a través de uno de esos portales de citas. Volví a casa dándole vueltas, imaginando si esto, si aquello, y entre estación y estación, se me ocurrió una historia alternativa que cuento aquí:

Muchos días se sentía una escoba al azuzar el paso adormilado de sus hijos por el pasillo.Cada mañana se levantaban aletargados, sin energía, y ella repetía la misma cantinela de siempre: ¡esta noche os voy a meter en la cama a las nueve de la noche! ¡Así no habrá cansancio que valga!
En cuanto se cerró la puerta de la calle detrás de sus mochilas, la casa se quedó detenida en un silencio súbito, como si la hubieran sellado al vacío. El único ruido que oyó a lo lejos fue el repiqueteo del agua en el baño. Javier se estaba duchando. Comprobó la hora en el reloj de la cocina: como no se diera prisa en terminar, llegaría tarde al trabajo.

Se sirvió su primer café del día, el que mejor le sabía, pausado y a solas, repasando todo lo que tenía por delante: limpiar la casa, poner la lavadora, pensar qué hacer de cena (a mediodía, a ella le valía cualquier cosa), sacarle el bajo a los pantalones de Paulita, que había crecido desde el mes pasado, revisar ofertas de trabajo en esa web de empleo, seguir enviando currículums, comprobar si le habían respondido los de la entrevista de la que salió tan contenta, convencida de que esta vez tendría suerte y la cogerían, llamar a excompañeros, que no se olvidaran de ella, que aquí seguía, desesperada por colocarse cuanto antes…

Javier apareció de pronto en la cocina, con prisas, envuelto en el olor fresco de su colonia y vestido con su traje de chaqueta gris, el pelo oscuro y espeso, aún mojado. Pronunció un buenos días sordo sin mirarla apenas, porque lo único que buscaban sus ojos era la cafetera. Su móvil no dejaba de lanzar pitidos suaves e insistentes, uno, y otro y otro… Entre semana, Javier ni siquiera se sentaba a la mesa: se bebía de pie el café negro sin azúcar, amargo a más no poder, mientras hojeaba los titulares del periódico en la Tablet apoyada en una especie de atril.

Después de dejar su taza en el fregadero, se volvió hacia ella haciendo ademán de decir algo. Ella lo observaba detrás de su taza, expectante. Finalmente, calló.
Otra vez será, se dijo.

Leer másSiempre nos quedará Facebook

Recuperar espacios propios y personales

Espacios personales

Hace un tiempo (no tanto), me di cuenta de que en algún momento de mis treinta años había aparcado aficiones, intereses y lecturas porque mis prioridades entonces eran mi trabajo, mis hijos, mi familia. Dejé de lado mis espacios personales.

Hablándolo con distintas amigas coincidíamos en que cuando las mujeres conseguimos sacar algo de tiempo libre, corremos a casa a dedicarlo a nuestros hijos. Los hombres, por el contrario, cuando tienen tiempo libre, suelen tomárselo para sí mismos (para hacer deporte, para quedar con otros, para lo que sea). No es un problema de ellos, es que nosotras solemos renunciar a esos espacios personales en favor de nuestra familia. Hasta que los hijos (por suerte), crecen.

Cuando entré en la cuarentena, con mis hijos menos dependientes de mí y un trabajo en el que había perdido motivación, empecé a recuperar viejos hábitos y aficiones. Fue un proceso lento, como un desperezarse tras una etapa de “hibernación intelectual” tras la que, casi sin darme cuenta, fui dando pequeños pasos en ese sentido:

tazasRecuperé antiguas amistades. Eso de quedar con una amiga o amigas, tomarse algo por ahí, o ir a alguna exposición, charlar de todo y de nada, reírse mucho y bien un rato, es impagable. No sólo te das cuenta de que las buenas amistades perduran a pesar de los años, sino que además, vuelves a casa con la sensación de estar conectada de nuevo a la vida social, al mundo.

Sustituí la tele por la lectura. Dejé de apoltronarme en el sofá después de acostar a los niños, salvo que emitieran alguna de mis series favoritas  (Juego de Tronos, TheGoodWife, Breaking Bad, Mad Men…). Recuerdo que cuando arrancó la primera temporada de Juego de Tronos, era incapaz de esperar al siguiente capítulo, me moría por saber cómo continuaba, así que compré el libro y lo devoré en unos días. Y luego tuve que seguir con el resto, por supuesto. Por lo demás, la programación televisiva me aburre. Volví a leer de manera habitual, cada noche. Incluso pedí un ebook por mi cumpleaños (¡yo, que había sido defensora acérrima del papel, que iba a las librerías y me dedicaba a olisquear los libros a escondidas!) y a día de hoy puedo decir que ha sido el mejor regalo que he tenido en muchos años. Con el ebook leo en cualquier sitio donde deba esperar, en el dentista, en el banco y hasta en la cola del supermercado. Cuando algunas amigas me dicen “a mí me siguen gustando más el tacto del papel”, yo respondo que a mí también, pero por encima de eso, me gusta leer historias, independientemente del soporte donde las lea.

Leer másRecuperar espacios propios y personales

Por ti, por mí y por todas mis compañeras

Supervivientes del cáncer de mama
Imágenes de Costuras.org y Thescarsproject.org

El 3 de octubre terminé mi segunda novela (aún por revisar) sobre una joven superviviente de un cáncer de mama. No lo hice aposta, salió así de oportuno, en el mes mundial contra el cáncer de mama. Cuando se lo contaba a mis amigas, torcían un poco el gesto o ponían el grito en el cielo: ¿no podías elegir otro tema más agradable? Ay, pues creo que no. Todo depende de cómo se cuente ¿no? y hace tiempo que quería escribir esta historia, aunque reconozco que es un tema delicado para todas nosotras. Y sin embargo, es imprescindible recordarlo porque esa es la mejor prevención. Os lo puedo asegurar porque de esto sé un poco: soy hija y nieta de mastectomizadas así que probablemente me toque algún día.

Leer másPor ti, por mí y por todas mis compañeras

Una de cuarenta y tantos

Cuarenta y tantos_Mujeres como nosotrasNunca creí que diría esto: me gustan los cuarenta. En mi imaginario eran la última frontera, la última oportunidad, el inicio del descenso tras haber tocado no sé qué cumbre. Y de repente estoy aquí y… oye, ¡qué bien me siento!

Mis 20 fueron bastante inseguros e indecisos, llenos de esas contradicciones tan típicas como presumir de libertad para luego ser prisionera de tus propios miedos. Los 30 son una estafa, queridas. Entre la maternidad responsable, el desarrollo profesional y la quimera de la conciliación, te pasas esa decena corriendo de un lado a otro como gallina sin cabeza, pendiente de todo y de todos, intentando demostrar que somos profesionales exitosas, buenas madres, mejores esposas y mujeres diez, aguantando el tirón de las libidos siempre desacompasadas entre tu pareja y tú.

Leer másUna de cuarenta y tantos