Cosas de las que preocuparse

El escritor Scott Fitzgerald, con su mujer y su hija

“Preocúpate del coraje; preocúpate de la higiene…” Como cualquier padre que quiere a su hija adolescente y desea para ella lo mejor, el gran escritor estadounidense Scott Fitzgerald le escribía a su hija Frances cartas llenas de consejos que destilan ternura, amor, dolor y sabiduría, en pleno declive de su carrera literaria.

Cuando callan juntos

Cogernos la mano - Shelby deeper

“Si estando en una gran reunión o una fiesta, rodeado de gente extraña, sientes una desazón en las manos, si no sabes qué hacer con ellas y te invade esa incomodidad que produce percibir una disociación con el propio cuerpo, es señal de que tus manos recuerdan un tiempo en el que la divisoria entre la mente y el cuerpo, el cerebro y el corazón, entre lo interno y lo externo, estaba más difuminada…”