Ya no quiero regalos

Llega un momento en que te basta con regalar y ver la cara de los demás (tus hijos, tu pareja, tus padres, tus amigos) al desenvolver el paquete que tan cuidadosamente has preparado y comprobar que has acertado, que sus ojos brillan de ilusión. Yo ya no apenas deseo regalos, no hay objetos o cosas que me haga muchísima ilusión poseer; tengo lo suficiente. Ahora, todo lo que deseo se concentra en esos pequeños momentos de alegría y felicidad alrededor de los que más quieres que, para mí, es lo que da más sentido a la Navidad.

¡Felices fiestas a todas! 

¡Apúntate a mi newsletter!

 

Te contaré una vez al mes historias de amor a los libros,
a la cultura, a la vida. 

¡No te pierdas nada! 

¡Te has suscrito bien! Confirma tu suscripción en el correo que te acaba de llegar. 

Comenta, comenta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.