7 cuentas de instagram de lo más inspiradoras

Si hay algo por lo que me gustan las redes sociales es por la cantidad de talento que encuentro en ellas. Y entre todas ellas, hay un buen puñado de cuentas en Instagram que me parecen muy inspiradoras. En campos muy diversos: fotografía, ilustración, música, comunicación, poesía, moda o viajes, da igual.

Poseen una habilidad especial que destaca entre el resto o, para ser más exacta, que a mí me llaman la atención sobre el resto, por la razón que sea. Normalmente es porque se salen de lo habitual, o tienen criterio propio o aportan un plus en sus contenidos, ya sea por su forma de expresarse o comunicar, por las imágenes que publican o por los temas de los que hablan. O por todo a la vez.

Aquí no puedo ponerlas a todas, pero voy a poner unas cuantas de distintos ámbitos, que me encantan. Todas escriben en español. (Las de otros lugares del mundo, en otro post más adelante)

Lecturas con inspiración

Perfiles que comenten libros en Instagram hay muchísimos, pese a que a priori parece extraño en una red donde manda lo visual. Pero la inventiva de la gente no tiene límites y hay quien ha sabido crear un universo visual propio alrededor de un sencillo libro. Más allá de la imagen, lo que más valoro de una cuenta de libros en instagram es la selección de libros, la independencia y honestidad, y la capacidad para transmitir las bondades (o no) del libro en cuestión. 

Querida Juliet

Con Querida Juliet o Marta tengo la sensación de compartir mucha afinidad lectora, y por eso me apunto con frecuencia lecturas que le han gustado. Me pasa a mí y le pasará a sus miles de seguidoras, supongo. Además de eso, me gusta el tono y la sensibilidad de sus comentarios, esa forma cálida e intimista de transmitir sus impresiones con un buen criterio lector formado a lo largo de toda una vida lectora, me imagino. 

View this post on Instagram

Krauss es mi Belén Gopegui norteamericana. Puede que sólo haya entendido bien un libro de cada una, aún así seguiré sus carreras escriban lo que escriban y aunque todas sus obsesiones juntas sean ‘too much’ para mí. Me obligan a leer lápiz en mano, a detenerme cada tres páginas y ser consciente de todas mis limitaciones como lectora. Me gusta que me sobrecoja ese caudal intelectual tan bestia que poseen las dos. Seguiré con ellas por lealtad, porque una vez escribieron los libros de mi vida. ‘En una selva oscura’, dos neoyorquinos acomodados deciden deshacerse de todo y renunciar a la búsqueda obsesiva del conocimiento y la información. Ellos, en historias que transcurren paralelas, se desprenden de todo para encontrarse consigo mismos. Seduce, ¿no? Sus historias confluyen en ese hotel de Tel Aviv de la portada, anclado al Mediterráneo. Hay un misterio en torno a un abrigo que se pierde, un hombre que cae al vacío, la recreación tantas veces en la literatura “Kafka no ha muerto” y multitud de referencias a la historia de los judíos. Lectura fácil no es, no me preguntéis si lo recomiendo porque no sabría qué decir. Interesante Krauss, siempre. «A mitad del camino de la vida / yo me encontraba en una selva oscura» Dante #enunaselvaoscura #nicolekrauss @ediciones_salamandra #dante #bookstagram #booklover #bookadict #igbook #compartoloqueleo #lahistoriadelamor

A post shared by Marta (@queridajuliet) on

Lorena Álvarez González

De Lorena me resulta interesante su selección de lecturas, tan variada en autores, épocas, género. Igual habla de buenas novelas de hace treinta años como de novedades recientes, puede ser poesía o prosa, o tanto narrativa anglosajona, como francesa, española o centroeuropea. Antes que verla en Instagram, caía de vez en cuando por su blog. De ella no solo me gusta que me descubra autores que no conozco, también comparto la curiosidad, la insatisfacción, el leer para descubrir y aprender del que ella habla.  

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Leo para mí. Leo porque soy curiosa, insatisfecha; leo para aprender de nosotros. Hago mías las palabras de la propia #YevgueniaYarovslávskaiaMarkón y también las de Olivier Rolin en el hermoso prólogo a este libro para hacer estas afirmaciones. Escribo estas palabras también para mí. Pero en esta ocasión las escribo también con el humilde propósito de vengar con ellas a esta rusa de nombre imposible a nuestra lengua. Y vuelvo nuevamente a tomar prestadas las palabras de su autobiografía, de ese manuscrito que ha llegado a mis manos mecanografiado bajo el nombre de #Insumisa. Las tomo prestadas de su declaración de vengar a su marido, a todos los poetas fusilados, a los ejecutores de estos porque no sabían lo que hacían. Las tomo prestadas porque no andamos solos por el mundo, porque una historia, por muy personal que sea, nunca es exclusivamente individual; una historia no se entiende por completo si se descontextualiza. La historia del comunismo real no concierne solo a los rusos, nos dice Rolin. La historia de Yevguenia Yarovslávskaia-Markón no la concierne solo a ella, añado yo. Por eso he leído este libro. Por eso he escrito la reseña que os dejo hoy en el blog. Enlace, como siempre, en mi perfil.

Una publicación compartida de Lorena Álvarez González (@lorena.alvarezgonzalez) el

Lidia Cielos de papel

Otra de las que leo sí o sí. Porque suele comentar sus lecturas con las tripas y eso la hace muy honesta y muy auténtica. Y porque muchas de sus lecturas son un ejercicio de compromiso social para saber, entender y  posicionarse ante grandes temas actuales: guerras olvidadas, violencia machista, feminismo. Por supuesto, no solo lee y comenta este tipo de novelas.  De hecho, lee y opina también de poesía y novela sentimental que le remueve por dentro. 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ayer terminé la última novela de Jodi Picoult y, como había removido bastante mi conciencia sobre el racismo, le hice una entrada en el blog (link bio). Ruth es una enfermera afroamericana que ayuda y atiende a las mujeres que se disponen a dar a luz. Cree estar integrada en “la comunidad” (léase: se le permite tener ese trabajo, se le permite vivir en un barrio tradicionalmente blanco…), hasta que una familia de supremacistas solicita al hospital que su bebé no sea atendido por personal afroamericano. Sin embargo, en un momento dado la salud del bebé se complica y se verá envuelta en una demanda por asesinato. He tardado mucho en leer Pequeñas grandes cosas porque a cada momento me sentía interpelada a cuestionar “mi propio racismo”. Por eso os hablo de ella y os la recomiendo mucho (a pesar de mi enfado por algunas erratas en la edición, pero de eso la autora no tiene ninguna culpa). Ayer también descubrí a Angélica Dass y su Humanae Project (imágenes 2 y 3). Me ha parecido en sí mismo, en su concepto y significado, un proyecto maravilloso. Os animo a descubrirlo. En la misma entrada que dedico a la novela la Picoult, incluyo una de sus charlas TED. Podéis buscarla en Youtube si lo preferís, pero no dejéis de verlo. . Los cambios empiezan por los pequeños actos, por las cosas pequeñas. Creo que Picoult y Dass, cada una en su ámbito (escritura y fotografía) propician ese cambio. #PequeñasGrandesCosas #JodiPicoult #AngélicaDass #HumanaeProject #leoyrecomiendo #Bookstagram #instabooks

Una publicación compartida de Lidia Cielos de papel (@lidiacielosdepapel) el

Elena Medel

Poeta, editora de poesía, rebuscadora de mujeres poetas olvidadas o desconocidas de nuestra historia en su proyecto Cien de cien. Me gusta la poesía en dosis pequeñas, en ciertos momentos, y eso es lo que me da Elena Medel y también la cuenta en IG de @LabellaVarsovia, la editorial de poesía que dirige. Pero sobre todo, me encanta leer esos posts tan personales que escribe con mirada y voz poética, hable de lo que hable. 

View this post on Instagram

Recuerda esa vez en la que sentiste que nadie te comprendía —la costumbre de los trece años— y leíste por primera vez a Federico García Lorca: aquello de «mi corazón tendría la forma de un zapato/ si cada aldea tuviera una sirena», por ejemplo. Recuerda el regreso de un viaje con un libro de Rosario Castellanos que no dejabas de subrayar, el momento en el que el lenguaje que necesitabas te lo descubrió Ángela Figuera Aymerich, unos versos de Wisława Szymborska que buscas en Google para enseñarlos en un bar porque ella explicaba mejor lo que querías. Has regalado libros de poemas a tus amigas y has regalado libros de poemas a tus novios. Leyendo te ha parecido que el de la poesía es un idioma ancho, y que parloteándolo en tu voz resuena algo de verdad. En las mudanzas te han acompañado la traducción de “Ariel”, de Sylvia Plath, por Ramón Buenaventura, y ese libro rosa de Inmaculada Mengíbar con las páginas estropeadas por el cloro. ¿Cómo habrías vivido sin poesía? ¿Qué sería de tu vida sin poesía? ¿Por qué te importa tanto la poesía? Recuerda esa vez en la que sentiste que nadie te comprendía —la costumbre de los treinta años— y leíste una vez más a Federico García Lorca. «Un cielo mondado y puro, idéntico a sí mismo,/ con el bozo y lirio agudo de sus montañas invisibles.» Aquello, por ejemplo. La poesía. 🔹 ¡Feliz #díadelapoesía, por supuesto!

A post shared by Elena Medel (@medelelena) on

Compartir un cierto estilo de vida

Lucía Be

Me gusta a mí y a sus cientos de miles de seguidoras en Instagram. Pero es que esta emprendedora loca y estilosa que ha montado su negocio de “cosas para chicas” a partir de unos tocados naturales que creaba y vendía desde un pueblo perdido no sé dónde, es la bomba. Tiene frases y posts en Instagram que suscribiría y enmarcaría, por la visión positiva, divertida, realista, desmitificadora y, al mismo tiempo, empoderada que transmite de lo que es implica ser mujer, madre, trabajadora y emprendedora. 

View this post on Instagram

Grabar una serie para @netflixes sin que @netflixes lo sepa, ponerte el look más loco de tu armario aunque sea lunes, convencer al guaperas @francebrorel de que se moje el pelo y te abrace como Leonardo di Caprio en Titanic, tomarte cinco aguas con limón y acabar borracha de reírte… Todo esto iba de fliparse, ¿no? Pues eso ⚡️ Recuerden que seguimos con el #flípateChallenge y que hoy sábado es un día genial para bailarlo todo y gabardina nuestras cazadoras ♥️ . . https://www.luciabe.com/agendas-y-calendarios/agenda-curso-lucia.html #este2019flípate #perotampocotepases #pinksummerattitude #flípate #agendadeseptiembre #agendaescolar #agendaluciabe #cazadoraspersonalizadas #trátrá #BeBeyoncé

A post shared by Lucía Be (@luciabe) on

Pilar Franco Bonell

Pilar escribe pequeñas historias o reflexiones a partir de la nada y las convierte en un todo. Un todo de poesía, de magia, de realidad cotidiana, de inspiración en la que flotar un rato entre palabras y disfrutar con su forma de contar. De su cuenta en Instagram me gusta todo: sus fotos, sus textos, su tono. 

View this post on Instagram

Crónicas de Instagram. Capítulo I. Los ofendidos (Vol. I) Si no te has ofendido hoy, ya estás tardando. A Instagram entra una a quejarse de algo. Si estás delgada se ofende la gorda. Si estás gorda se asusta la nutricionista. Si Rosalía fuerza el acento se ofenden los andaluces. Si le compras un helado a tu hijo, le estás envenenado. Si le das kale, le estás desnutriendo. Si le das leche de fórmula te va a coger hasta la lepra. Si le das el pecho durante años te va a salir degenerado. Si pones un hule de plástico sobre la mesa de la terraza eres una amenaza para el planeta y si te comes un bocadillo de jamón has disparado el CO2. Si te dejas los pelos del sobaco se ofende la plana mayor del patriarcado y si te haces el laser se ofende la naturalista. Si te ríes se ofende el amargado. Si te amargas eres una intensa. Si escribes autobiografía se ofende la abanderada de la intimidad -que te lee, en su cama, para ofenderse- y si entras únicamente a cotillear se ofende la exhibicionista. Si publicas pezones se ofende Zuckerberg y si posas con un gato egipcio se ofende una servidora. Si lees el Cuore se ofende el que lee a Bucay. Si lees a Bucay se ofende la que recita a Benedetti. Si recitas a Benedetti se ofende la que tiene en la mesilla las grandes obras de Proust. Con Proust generalmente no se mete casi nadie, así que tira de Proust, que es caballo ganador. Si haces asanas imposibles se ofende la auténtica purista del yoga. Si eres la purista se ofende contigo la operada del triple mortal. Yo vivo acojonada por salirme de lo políticamente correcto. Vivo con miedo en general. Porque si voto a Carmena se ofenden mis amigas que piensan que soy de centro y se ofende mi familia que piensa que soy comunista. Si utilizo el genérico "elle" se ofende la Real Academia y, si no, se ofende el colectivo LGTBI. Ya no sé si puedo ponerle a mi prima una peluca roja por si se ofenden los escoceses o una rizada por si se ofende David Bisbal. No sé si puedo rebozarme en la arena por si se ofenden las croquetas. No sé si meterme en el mar por si se ofenden las coquinas. No sé si vestir de blanco por si las novias me acusan de apropiación cultural. #ansiedad

A post shared by Pilar Franco Borrell (@piluro) on

Gemma Fillol

Es especialista en márketing, pero definirla así sería injusto porque Gemma Fillol es un chute de motivación en vena. Por lo que dice, por cómo lo dice, porque parece muy intensa y auténtica y máquina y apasionada y femenina, todo eso y más, al mismo tiempo. Habla de marketing emocional, de emprendimiento femenino y feminista, de autoconocimiento, de liderazgo. Muy fan de ella y su energía contagiosa. 

Estas son algunas de mis cuentas favoritas en Instagram. ¿Cuáles son las tuyas? 

¡Apúntate a mi newsletter!

 

Te contaré una vez al mes historias de amor a los libros,
a la cultura, a la vida. 

¡No te pierdas nada! 

¡Te has suscrito bien! Confirma tu suscripción en el correo que te acaba de llegar. 

Comenta, comenta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.